Cortina de humo

COMPARTIR...

TRES PAÍSES ASESINOS!


En enero de 1997, la opinión pública norteamericana se vio sacudida por un escándalo que afectaba a su presidente. En efecto, por aquellos días, se supo el affaire que mantuvo el presidente Bill Clinton con una becaria, cuyo nombre sería ampliamente conocido por como se denominó el asunto: “el escándalo Lewinsky”. Durante casi todo el año se estuvo debatiendo sobre la conducta de Clinton y al final, en el congreso se sometió al mismo a un juicio político de destitución, dada la gravedad del asunto (obstrucción a la justicia y perjurio) Cuando más atenta estaba la opinión pública estadounidense en este escándalo, justo en esas fechas (mediados de diciembre), las fuerzas armadas de ese país iniciaron una operación de bombardeos contra Iraq, denominada Operación Zorro del Desierto. En dicha operación, las fuerzas aéreas de los Estados Unidos y Reino Unido bombardearon durante cuatro días diversas instalaciones iraquíes, en la creencia de que albergaban armas de destrucción masiva. Lo cierto es que dicho ataque, como se comentó en diversos círculos políticos de Estados unidos, solo tenía como objetivo distraer a la opinión pública sobre el asunto del escándalo sexual del presidente Clinton. Podríamos decir que se cumplió el objetivo con creces, a tenor del resultado de dicho juicio, en el cual, Bill Clinton salió exonerado.
Lo descrito en el párrafo anterior solo era para refrescar la memoria de unos hechos que sucedieron hace ya casi 20 años y que tienen un paralelismo bastante sospechoso con la última agresión a Siria. En efecto, los tres actores principales de la última escalada de las intromisiones de la OTAN en la integridad territorial de un país soberano como es Siria, tienen motivos de sobra para evitar que se hable de sus “problemillas” en sus respectivos países. En primer lugar, al presidente de los Estados Unidos Donald Trump: acorralado por unos asuntillos sin importancia como una demanda interpuesta por una actriz porno y unos pagos para silenciar sus relaciones indecorosas con dicha señorita. En segundo lugar, Theresa May, primera ministra del Reino Unido, con un marrón en el asunto de la salida del país que dirige de la Unión Europea y que a cada día se le complica más (e incluso su futuro político). En cuanto al apuesto presidente de la república francesa, Emmanuel Macron, un personaje que ha dilapidado en un tiempo record su popularidad que le valió ganar las elecciones presidenciales, sufre un día sí y otro también huelgas y movilizaciones sociales en contra de sus medidas económicas que, al parecer, amenazan el estado del bienestar francés. El supuesto ataque con armas químicas en la ciudad Siria de Duma, uno de los últimos bastiones de los grupos terroristas que amenazan no solo a Siria sino a todo occidente, les ha venido como agua de mayo (aunque todavía estemos en abril) El resultado: bravuconadas en la prensa por parte de Mister Trump, postura de gallito de Monsieur Macron y las sesudas razones de Miss May para una intervención contra Bachar al Asad. Y, por supuesto, 110 misiles lanzados contra instalaciones donde, al parecer, se fabricaban y almacenaban armas químicas. Por unas horas, los problemas de estos tres sujetos han desaparecido bajo los escombros de las zonas atacadas.
Para terminar, y como recomendación a los cinéfilos, pueden ver una excelente película: Cortina de Humo (Wag the dog, 1997), protagonizada por grandes actores como Robert de Niro, Dustin Hoffman y Anne Heche. Como dije en su día, el cine lo da todo bien mascado y seguro que en esta producción estadounidense (!) podrán encontrar las explicaciones de este breve artículo sobre los sucesos que acabo de relatar.
P.D.: Mister Clinton, al ver que su operación contra Saddan Hussein no le dio todo el resultado que esperaba, apuntó más alto y se sacó de la manga una guerra de todos contra Serbia. Las consecuencias fueron más allá, ya que lograron instalar en Kosovo la mayor base de la Otan fuera de los Estados Unidos.

COMPARTIR...
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *