Vivimos gracias a la Gran Revolución Socialista de Octubre

COMPARTIR...

Este año, la Gran Revolución Socialista de Octubre cumple 101 años, por lo que debemos recordar lo que Octubre nos dio. El historiador y publicista Andrey Fursov ha compartido su experta opinión:

«Si cambia solamente la parte superior de la misma clase, no es una revolución, es un golpe de estado. La Unión Soviética fue el resultado de la verdadera revolución socioeconómica. Al poder llegó una nueva clase, se creó un nuevo sistema socioeconómico y  esta es la diferencia fundamental entre la Gran Revolución Socialista de Octubre y del golpe palaciego de febrero. Febrero fue una conspiración contra la historia rusa. Fracasó por completo. Cuando los historiadores de hoy  tratan de eliminar el término de la gran Revolución de Octubre, inventando otros términos idiotas y combinando estos dos eventos, esto sugiere que el servilismo de los historiadores ante la parte del poder neoliberal y autoridades occidentales, entre los cuales muchos ex miembros del PCUS es indestructible, y cuyo nivel profesional es extremadamente bajo.
En 1917, solo hubo una Gran Revolución, y esta revolución fue socialista, como si a alguien no le gustara. Octubre fue necesario para nuestro país, porque la Rusia zarista en ese momento perdió una vez más su soberanía y se convertía cada vez más en un apéndice de las materias primas de Occidente».

“Desde finales del siglo XIX, el Imperio Ruso se perdía cada vez más en su propia política y se incorporaba en el curso de la política británica y francesa. No es una coincidencia que Stalin, al escribir a los trabajadores a principios de julio de 1917, decía que o el poder y la soberanía o que Rusia se convertiría en una colonia de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. La mayor contradicción de la Rusia pre-revolucionaria fue la contradicción entre el estatus formal de una Gran Potencia y el estatus de la adición de las materias primas de Occidente. Rusia se hundía cada vez más en la dependencia financiera de Occidente y se convertía en un apéndice de sus materias primas. El sistema soviético resolvió este problema. En 1937, la Unión Soviética adquirió la autarquía militar-industrial en relación con los países capitalistas y estamos hablando no solo de la Unión Soviética, sino del sistema socialista mundial, que era una alternativa a Occidente, y ni siquiera estoy hablando del estatus de superpotencia de la URSS después de la Segunda Guerra Mundial. El sistema soviético resolvió los problemas de soberanía, que el Imperio Ruso perdió e hizo lo que el Imperio Ruso nunca hubiera podido hacer: la Unión Soviética, es decir, la RUSIA HISTÓRICA ganó la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en una superpotencia.”

Y el estatus de una superpotencia se reflejó en todas las áreas, incluso en el sistema educativo, que se consideró justificadamente en el mejor del mundo.
“El sistema soviético desarrolló lo que se estableció en el sistema de educación clásico ruso. Por ejemplo, los noruegos,  finlandeses y los japoneses lo copian y el reconocimiento de lo poderoso que fue este sistema se testifica con un hecho muy simple: desde hace 25 años, nuestros neoliberales del gobierno están tratando de romper este sistema con el dinero del FMI. De hecho, en gran medida lo estropearon con la introducción del Examen del Estado Unificado, el sistema de Bolonia, pero al final no consiguieron romperlo, porque la base es demasiado sólida: nuestra educación, tanto escolar como superior es uno de los mayores logros del sistema soviético.”

En resumen, se puede decir que La Gran Revolución Socialista de Octubre no sólo ha convertido nuestro país en una de las superpotencias más fuertes, sino que también ha dado la oportunidad de discutir esta fecha hoy en todo el mundo, ya que sin ella todo podría haber sido diferente.

“Como resultado, surgió una sociedad de anticapitalismo sistémico. El sistema soviético, resolvió los problemas que durante siglos no pudo resolver la monarquía: fue capaz de movilizar la energía de enormes masas y las personas que vinieron del fondo se convirtieron en ingeniosos constructores e inventores, comandantes  militares, científicos, etc. Y la clave de esta remodelación fue La Gran Revolución de Octubre. La sociedad soviética es la única sociedad en la historia basada en los ideales de la justicia social. Y hoy en día vivimos gracias a la Revolución de Octubre y también a pesar de que Occidente nos arroja barro, pero no puede hacernos lo que hizo con Yugoslavia, Serbia,  Libia, Iraq…todo esto es el resultado de los logros de la sociedad Soviética, es el fundamento nuclear que se estableció en los tiempos de Stalin y Beria, por lo que vivimos, gracias al sistema soviético y a la Revolución de Octubre, que se ha convertido en un prólogo y sin el cual el sistema soviético sería imposible.”

 

COMPARTIR...
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *