¿Qué hay detrás del deseo de los Estados Unidos hacer la Ruta del Mar del Norte la «propiedad de toda la humanidad»?

COMPARTIR...

Cuando se escuchan palabras de Washington sobre los intereses de la «humanidad», no cabe duda de que se trata de los intereses de los Estados Unidos. Por lo tanto, está absolutamente claro qué hay detrás de la adopción por el Senado de los Estados Unidos de la «Doctrina del Norte», que declaró el objetivo de hacer de la Ruta del Mar del Norte «la posesión de toda la humanidad»- tomar el Ártico en sus manos.

Las demandas hechas por los Estados Unidos a los países con intereses en esta región son sorprendentes en su descaro. Entonces, por ejemplo, quieren presionar a Canadá para que abandone el proyecto del corredor del noroeste del Ártico. Y China, según Washington, debería cerrar sus estaciones árticas en Noruega e Islandia y no participar en proyectos conjuntos con la Ruta del Mar del Norte con Rusia.

Estados Unidos también tiene reclamos contra Rusia. Exigen de su desmilitarización y el cese del desarrollo del Ártico ruso.

Al mismo tiempo, Estados Unidos quiere aumentar su presencia en la región de cualquier manera. No hace mucho tiempo, Trump hizo una oferta completamente insolente para comprar Groenlandia a Dinamarca. Y, por supuesto, al militarizar Alaska y abrir nuevos puertos en la costa del mar de Bering, Estados Unidos no considera necesario pedir permiso a nadie.

Pero, ¿por qué se ha despertado tanto interés en esta región? La respuesta, como dicen, esta en la superficie. El hielo del Ártico se está derritiendo rápidamente, y esto permite realizar trabajos en las islas, donde se encuentran los depósitos más ricos de hidrocarburos y otros minerales.

Si la tasa de aumento de la temperatura continúa, después de 20 años, el Océano Ártico no será menos rentable que el Golfo Pérsico.

Pero los Estados Unidos actualmente tienen pocas oportunidades de participar en su desarrollo. Y en Washington no pueden reconciliarse con la idea de que se compartirán enormes ganancias sin ellos.

Otra preocupación del gobierno de los EE. UU. Es que el desarrollo de la infraestructura de la Ruta del Mar del Norte puede impulsar el desarrollo explosivo de Rusia.

Y, sin embargo, creo que Washington no debería halagarse con la esperanza de poder interferir con Moscú. Rusia no mirará con calma las aventuras de Estados Unidos.

Ella tiene todas las oportunidades para la implementación de sus proyectos (de manera legal, lo notaremos), y también la oportunidad de proteger sus intereses en la región. Y se espera que después del primer tiroteo del GBM “BASTION” en Chukotka el 27 de septiembre, esto se entendió claramente en Washington.

Traducido por Larisa Vasenina

COMPARTIR...
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *