La heroica Guerra Filandesa irrelevante.

COMPARTIR...

El 30 de noviembre de 1939, rompiendo unilateralmente el tratado de no agresión, la Unión Soviética atacó a Finlandia. Las tropas cruzaron la frontera soviético-finlandesa y ya han pasado 81 años desde el comienzo de la guerra soviético-finlandesa. El poeta ruso Alexander Tvardovski llamó a esta guerra «La Guerra no famosa finlandesa».

Sin embargo, entonces, esta guerra de alguna manera se desvaneció, pero en el invierno de 1939, todo fue diferente.

Hoy ya es difícil de imaginar como de grande era la fe en el poder soviético, el líder y la rectitud de la gente, pero los jóvenes literatos estaban ansiosos por luchar contra los finlandeses blancos (contra los anticomunistas, capitalistas). Hay muchos recuerdos de lo que estaba sucediendo en los institutos literarios. Jóvenes poetas y escritores hicieron cola para acudir al frente. En cierto sentido, se reprodujo la era de la Edad de Oro: la época de Pushkin, cuando los poetas jóvenes consideraban un honor ir a la guerra. Entonces ya había una guerra en suelo finlandés, así como en suelo polaco, en el Cáucaso. Las épocas fueron una tras otra pero los lugares militares permanecieron igual.

En el invierno de 1939, los jóvenes estudiantes  de universidades e institutos médicos de Stalin pasaron entrevistas muy serias. A los poetas jóvenes les intentaron disuadir, diciendo que pronto sería horroroso, incluso para los rusos acostumbrados al frio, que la guerra no perdona a nadie y que puedes morir, pero esto no detuvo a los poetas estudiantes: Mikhail Lukonin, la futura estrella poética soviética, Nikolai Otrada, Aaron Kopshtein y otros, se vieron a sí mismos como herederos directos de Denis Davydov, Konstantin Batyushkov, Evgeny Baratynsky, quienes lucharon y prestaron servicio militar en esa misma tierra finlandesa a principios del siglo XIX. Para ser precisos, Finlandia se unió con Rusia en 1809. Este año es el  211 aniversario.

La campaña, que comenzó en los primeros días de marzo de 1809, fue extremadamente difícil; las tropas caminaron sobre hielo, en el frío y la humedad, y el futuro escritor Fadey Bulgarin recordó esto: «desde el primer paso hacia el mar helado, se abrieron dificultades que para cualquiera que no fuera el ejército ruso le hubieran parecido insuperables, sudando como una corriente de tensión y fuerza excesivas, y al mismo tiempo, un viento penetrante y ardiente del norte impedía la respiración y mataba el cuerpo y el alma».

Finlandia entonces no tenía independencia y pertenecía a Suecia. Cuando aparecieron los rusos, los suecos, que no esperaban tanta insolencia del enemigo al final del invierno en el Mar Báltico, comenzaron a retirarse a la isla de Gran Alan para huir a las costas de Suecia desde allí.

Desde entonces Finlandia se convirtió en parte del Imperio Ruso.

Finlandia obtuvo su independencia después de la caída de la monarquía en Rusia, los procesos destinados a la secesión comenzaron después de la Revolución de febrero de 1917. Se independizaron, pero no se calmaron.

En febrero de 1918, Mannerheim declaró que: «No pondrá su espada en la vaina hasta que el este de Karelia sea liberado de los bolcheviques». Manerheim planeó capturar tierras rusas a lo largo de la línea del Mar Blanco, el Lago Onega, el Río Svir, el Lago Ladoga. A la estructura de la nueva Finlandia, llamada Gran Finlandia, también se planeaba incluir la región del Pechenka y la Península de Kola. Querían separar Petrogrado de la Rusia soviética y convertirla en una ciudad libre, como Danzig.

El 15 de mayo de 1918, Finlandia declaró la guerra a la Rusia soviética. Pero aun así nos defendimos y lidiamos con sus apetitos. En 1920, se firmó un tratado de paz entre la Rusia soviética y Finlandia en Tartu y se determinó la frontera estatal entre los países. Pasó a lo largo de la antigua línea aduanera prerrevolucionaria, pero, repetimos nuevamente, antes de la revolución, Finlandia era nuestro territorio ruso, y ahora resultó que los puestos fronterizos se establecieron a una distancia de 32 km del centro de Petrogrado-Leningrado.

Para febrero de 1937, cada vez más consciente de la inevitabilidad de una guerra inminente y enorme, tuvimos que pensar seriamente en resolver este problema. Las negociaciones comenzaron con los finlandeses, en las que participó el propio Stalin.

En febrero de 1937, el Ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, Rudolf Holste, llegó por primera vez a Moscú. Stalin intentó llegar a un acuerdo con los finlandeses para que se convirtieran en aliados de la URSS y, en caso de conflicto militar con alguien más, saldría de nuestro lado.

En esencia, históricamente, los finlandeses no tenían motivos para odiar a los rusos. Bajo los suecos, Finlandia ni siquiera tenía autonomía cultural administrativa. El idioma oficial hasta 1809 fue el sueco. Fue hablado por nobles y toda la capa educada de la población. Finlandia, como dije, cayó en Rusia como resultado de enfrentamientos militares con los suecos durante los siglos. Al haberse convertido en parte de Rusia, no solo no perdió nada, sino que por primera vez adquirió su condición de estado, aunque con ciertas restricciones. Procesos judiciales propios, ejército, parlamento, exención de impuestos. El finlandés recibió el estatus del idioma oficial de estado. “La tiránica” Rusia le dio a los finlandeses a principios del siglo XIX tanta libertad con la que cualquier república en el siglo XXI solo podía soñar.

Y vosotros decís progreso…progreso….

En este sentido, la Monarquía Rusa fue mucho más progresista que los regímenes democráticos actuales.

Pero volvamos a 1937. El tiempo de llegada del moderno bombardero finlandés «Bristol Blenheim», (compraron estos aviones en Inglaterra), era de 20 minutos hasta Leningrado. El País Soviético no tenía nada para interceptar tales aviones. Los finlandeses no aceptaron la propuesta de Stalin, y la idea de concluir una alianza político-militar fue rechazada. Stalin reaccionó de manera aforística. No podemos mover a Leningrado, pero podemos mover la frontera.

Pregúntele a cualquier liberal actual: ¿Es mala la guerra soviético-finlandesa? Oh sí, nos comportamos como Hitler, somos los mismos fascistas, incluso peor, porque atacamos a Finlandia.

Prueba de explicarle que los finlandeses, en caso de un conflicto inevitable, podrían destruir nuestra flota y bombardear Leningrado después de un vuelo de 20 minutos.

Él liberal te mirará con ojos honestos y sin sentido que no reflejan ni expresan nada. Toda su apariencia hablará de una cosa. Eres un defensor del estalinismo, lo que significa que eres un sinvergüenza y no hay nada de qué hablar contigo. Porque respuestas a los hechos y documentos no las tiene.

A principios de 1939, Finlandia, con la ayuda de especialistas alemanes, construyó una red de aeródromos militares capaces de recibir 10 veces más aviones de los que había en la Fuerza Aérea de Finlandia. ¿Para qué?

En el verano de 1939, los finlandeses realizaron una serie de vuelos de reconocimiento sobre territorio soviético en nuevos aviones a una altitud de 8,000 metros. Fue entonces cuando los finlandeses probaron cámaras especiales de gran altitud para fotografía aérea. Compraron estas cámaras a los alemanes. La prensa finlandesa era abiertamente hostil a la Unión Soviética, discutiendo constantemente la posibilidad de un ataque contra la Rusia soviética y expulsarlos de sus territorios. Las provocaciones en la frontera ruso-finlandesa no se detuvieron ni en tierra ni en el aire. En Finlandia, se estableció el Centro Alemán de Inteligencia-Oficina de Cellarius. Su objetivo principal era el trabajo de inteligencia contra la URSS. De hecho, para el otoño de 1939, la Unión Soviética había descubierto razonablemente que el territorio de Finlandia fuera utilizado por un tercer estado para el reconocimiento, que Finlandia se estaba convirtiendo en la base de un posible ataque contra la Unión Soviética, y que un posible ataque tenía que prevenirse o minimizarse.

Y ahora lo más importante. Antes de comenzar la guerra, la Unión Soviética pidió a las autoridades finlandesas arrendar parte de los territorios a cambio de un territorio soviético más grande, parte de Karelia, con la posterior conclusión de un acuerdo de asistencia mutua. La Unión Soviética no planteó la cuestión de Vyborg, no planteó la cuestión de Kexholm, ahora Priozersk, y no planteó la cuestión de todo el Istmo de Carelia. Se trataba de una pequeña parte del istmo de Carelia, y del territorio que no afectaba a la línea profunda y planificada de las fortificaciones finlandesas, la llamada «Línea Mannerheim». El sistema de defensa de Finlandia se mantendría incluso si fueran a intercambiar. Otro tema fundamental para la URSS fue la creación de una base naval en la península de Hanku. Ofrecimos un intercambio honesto, pero los finlandeses nos rechazaron y comenzamos la guerra. Es simple, además honesto.

La razón de la guerra fue el incidente de Mainil. Como informaron los medios soviéticos el 26 de noviembre de 1939, en una sección fronteriza cerca de la aldea de Mainil, la artillería disparó contra un grupo de tropas soviéticas. Como resultado de siete disparos, 4 soldados murieron y otros 9 resultaron heridos. Los finlandeses dijeron que no fueron ellos quienes dispararon, y en general no está claro quién fue. La historia, como se llama, bastante fangosa, pero tampoco hay evidencia de que fuera una provocación soviética. Sea como fuere, el Comisario del Pueblo del Gobierno de la URSS dirigió una nota de protesta al Gobierno de Finlandia y exigió la retirada de las tropas finlandesas de la frontera a 20-25 km. En respuesta, el gobierno finlandés sugirió que el gobierno soviético se moviera a 20-25 km de las fronteras, lo que, en general, fue una verdadera burla, porque recordamos 32 km del centro de Leningrado. Es decir, que de hecho, nuestras tropas debían abandonar Leningrado e ir a la retaguardia.

El 29 de noviembre de 1939, Moscú envió a Finlandia una nota sobre la ruptura de relaciones diplomáticas. En la tarde del mismo día, se leyó la orden a las tropas del distrito militar de Leningrado:

«Camaradas soldados del Ejército Rojo, comandantes, comisarios y trabajadores políticos; cumpliendo la voluntad sagrada del gobierno soviético y de nuestra gran gente, ordenamos a las tropas del distrito militar de Leningrado que crucen la frontera, derroten a las tropas finlandesas y garanticen de una vez por todas la seguridad de las fronteras del noroeste de la Unión Soviética y la ciudad de Lenin, la cuna de la revolución proletaria . Vamos a Finlandia no como conquistadores, sino como amigos y liberadores del pueblo finlandés del yugo de los terratenientes y los capitalistas. No vamos contra el pueblo finlandés, sino contra el gobierno, que oprime al pueblo finlandés y provoca una guerra con la URSS. Respetamos la libertad e independencia de Finlandia obtenida por el pueblo finlandés como resultado de la Revolución de Octubre y la victoria del régimen soviético. Por la seguridad de las fronteras del norte de la URSS y la gloriosa ciudad de Lenin. Por nuestra querida patria, por el gran Stalin, adelante hijos del pueblo soviético y ejército rojo a la completa destrucción del enemigo. Comandante de las tropas del distrito militar de Leningrado, camarada Beretskov «.

El segundo día después del estallido de la guerra soviético-finlandesa, el 1 de diciembre de 1939, la Unión Soviética anunció la creación de un gobierno popular alternativo en Finlandia, encabezado por el comunista Otto Kuusinen, en el pueblo de Terioki. La principal línea de defensa de Finlandia fue la línea Mannerheim, fortificaciones únicas e inexpugnables. El principal arquitecto de la línea Mannerheim fue la naturaleza misma.

Sus flancos descansaban en el golfo de Finlandia y el lago Ladoga. Las costas del Golfo de Finlandia estaban cubiertas por baterías costeras de gran calibre, y en el área de Topal en la orilla del lago Ladoga, se crearon fuertes de hormigón armado con cañones costeros de 80, 120 y 152 mm. La línea Mannerheim tenía un ancho frontal de 135 km, una profundidad de hasta 95 km y consistía en una franja de suministro de hasta 60 km de profundidad, así como una franja principal de 7-10 km de profundidad, una segunda franja remota hasta 15 km de la franja principal y posterior de defensa de Vyborg.

Los finlandeses erigieron más de 2.000 estructuras de tiro de largo alcance. La línea principal de defensa consistió en 25 nudos de resistencia, con total de 280 nidos de ametralladoras. Las fortalezas fueron defendidas por zonas permanentes, y batallones de infantería en cada uno. Entre las fortalezas y los nudos de resistencia había posiciones para las tropas de campo, y las fortalezas y posiciones de las tropas militares estaban cubiertas con barreras y paredes antitanque y antipersonal. Se crearon 220 km de alambradas, de 15 a 45 hileras, solo en la tira de soporte. 200 km de bloqueos forestales, 80 km de huecos de granito de hasta 12 hileras, zanjas antitanques, escarpes, paredes antitanques y numerosos campos minados. Todas las fortificaciones estaban conectadas por trincheras de pasajes subterráneos y se les proporcionaba la comida y las municiones necesarias para una batalla autónoma a largo plazo. En un momento, el ex oficial de inteligencia soviético, y más tarde traidor Viktor Suvorov, el verdadero nombre de Rezun, escribió un libro sobre la guerra finlandesa. Suvorov-Rezun, por supuesto, merece el castigo más severo por traición, pero el libro todavía era curioso. Dijo allí que había arrojado todos los datos sobre la guerra finlandesa en la computadora más inteligente, preguntando cuál de las dos partes en guerra tenía más posibilidades de ganar. La computadora le respondió tres veces: la URSS no tenía la más mínima posibilidad de victoria: fortificaciones finlandesas, varias líneas de defensa, geografía ideal para la defensa, la temperatura, las peores heladas, todo garantizaba a Finlandia una victoria del 100%. Las personas que todavía hablan de la vergüenza de la guerra finlandesa simplemente están subdesarrolladas. No entienden de qué están hablando. Fue una operación militar única y sin precedentes. Los rusos lograron lo imposible.

En menos de 2 semanas, las tropas soviéticas cruzaron la zona de protección operativa y llegaron al carril principal de la Línea Mannerheim. Durante 2 semanas intentaron tomarlo, pero fue en vano. Tras reagruparse el 11 de febrero de 1940 comenzaron un segundo asalto a las fortificaciones en el istmo de Carelia. Las tropas del frente noroeste, después de 2-3 horas de preparación de artillería, se pusieron a la ofensiva. Después de romper dos líneas de defensa, las tropas soviéticas llegaron a la tercera el 28 de febrero. Derribaron la resistencia del enemigo, obligaron a los finlandeses a comenzar una retirada en todo el frente y desarrollaron una ofensiva. Capturaron el grupo Vyborg de tropas finlandesas del noreste, capturaron la mayor parte de Vyborg, cruzaron la bahía de Vyborg, pasaron por las áreas fortificadas del noroeste de Vyborg, cortaron el camino a Helsinki. Sí, sufrimos las pérdidas más graves en varias áreas, esto es un hecho. Pero cualquier otro ejército en el mundo sufriría pérdidas, sin alcanzar los resultados que hemos logrado. Sin embargo, ahora estamos más sabios, debemos ser más sabios. Entonces, en el área de la ciudad de Piteranta, 18 divisiones de fusileros fueron destruidas casi por completo: de 15,000 solo sobrevivieron 1,300 combatientes. Las pérdidas irreparables del Ejército Rojo de obreros y campesinos en uno de las direcciones ascendieron a 35,000 personas. Aquí está uno de los documentos de esa época, para que fuera posible darse cuenta de la pesadilla que estaba sucediendo en ese momento:

“Máximo secreto: el 17 de marzo de 1940, una comisión presidida por el comisario militar del 56 ° cuerpo de fusileros del comandante de la brigada, camarada Biryukov, examinó la región sur y estableció lo siguiente: los límites del sur después de feroces y obstinados combates son un cementerio continuo de cadáveres, vehículos militares y de transporte destrozados. Toda el área de la división de rifles de defensa está llena de embudos de obuses, los árboles fueron cortados en un 90% en el área de defensa con proyectiles de artillería. Se descubrieron 10 cuevas de tierra destruidos por proyectiles de artillería de 152 mm con la gente interior, los restos de las cuevas fueron explotadas por finlandeses cuando ocuparon los límites. Tras el examen, se descubrió que, a pesar de la presencia de heridas mortales, una parte de los muertos tiene rastros de disparos en la cabeza y rematados con pistola. Uno de los muertos fue puesto boca abajo al árbol, la esposa del instructor del departamento político de la 18ª división de fusileros Smirnov, estaba desnuda y una granada de mano fue insertada entre las piernas.”

Así fue. Sin embargo,  tras la caída de la línea Mannerheim, la derrota del grupo principal de tropas finlandesas obligó a los líderes finlandeses a recurrir al gobierno soviético por la paz. En la noche del 13 de marzo de 1940, se firmó un tratado de paz en Moscú, según el cual Finlandia cedió a la URSS unas 10 partes de su territorio y se comprometió a no participar en coaliciones hostiles a la URSS. El 13 de marzo, cesaron las hostilidades. De conformidad con el tratado fronterizo sobre el istmo de Carelia y de Leningrado, se trasladó a 120-130 km. Todo el istmo de Carelia con Vyborg, la bahía de Vyborg con los derechos de las costas occidental y septentrional del lago Ladoga, fue para la Unión Soviética. Varias islas en el Golfo de Finlandia, parte de las penínsulas de Rybachy y Sredny. La península de Khanka y el área marítima a su alrededor fueron arrendados a la URSS durante 30 años.

Como resultado de la guerra soviético-finlandesa, se logró el objetivo estratégico principal que persiguió el liderazgo soviético. SEGURIDAD EN LA FRONTERA NOROESTE. Al mismo tiempo, la Unión Soviética fue expulsada de la Liga de las Naciones, Estados Unidos introdujo los  embargos morales en la venta de equipos militares y de doble uso a la URSS, que afectó especialmente a los motores. Una campaña antisoviética se desarrolló en Occidente. Incluso durante la guerra, Gran Bretaña y Francia tomaron posturas más duras. Entonces, durante el conflicto, Finlandia recibió, principalmente de Gran Bretaña y Suecia, 350 combatientes, 500 cañones, 6,000 ametralladoras, 100,000 rifles, 650,000 granadas de mano, 2.5 millones de balas y 160 millones de balas. Además, durante las hostilidades, hubo filtraciones en la prensa occidental de que 57500 soldados británicos y franceses ya se habían concentrado para enviar a Finlandia y esperaban solo que se diera la orden. También planearon  incursiones sobre nuestras fuerzas de artilleria por bombarderos pesados de Lancaster. Es decir, las democracias mundiales estaban listas para pelear contra nosotros, o al menos fingieron estar listas. Entonces estaban en un estado de guerra, con una guerra lenta con Alemania, pero tal vez habrían peleado con nosotros mucho más rápido. Probablemente, una campaña antisoviética en apoyo de los valores europeos se habría desarrollado en nuestro país entonces, pero en la Unión Soviética todavía no había prensa democrática, intelectuales y hombres literarios con rostros “honestos”.

La guerra duró 105 días y 4 horas, pero fue una de las más sangrientas. Las hostilidades incluso continuaron el 13 de marzo de 1940, al día siguiente cuando se concluyó un tratado de paz en Moscú, en este día el Ejército Rojo capturó Vyborg. Después del avance de la línea Mannerheim, se abrió el camino a Helsinki. En 105 días de la guerra, Finlandia perdió 24,923 personas asesinadas, y el Ejército Rojo perdió 79,000; si la guerra hubiera continuado, las pérdidas del ejército finlandés habrían sido mucho mayores y las nuestras mucho menores. La URSS pudo capturar toda Finlandia, pero no llegó a hacerlo. El 11% del territorio de Finlandia y la segunda ciudad más grande de Vyborg terminaron siendo parte de la URSS. La Unión Soviética recibió todo eso y más, y lo que el gobierno finlandés solicitó antes de la guerra. Antes de la guerra, le recuerdo, a los finlandeses se les ofreció una compensación de 5.529 kilómetros cuadrados en Karelia, pero al final, los finlandeses entregaron todo sin ninguna compensación. Los finlandeses recibieron una excelente experiencia militar, pero además recibieron un desastre militar y una derrota. No sé de quién fue la vergüenza, pero desde luego no la nuestra. Es hora de que hagamos famosa esta guerra irrelevante. En nombre de esos mismos soldados rusos, de Carelia y otros muchos más. En nombre de los poetas del Instituto de Nikolai Otrada y Aaron Kopshtein, que murieron en esa guerra.

COMPARTIR...
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *